La novia de Nuevitas

Varias son las personalidades que en la esfera de la producción, la docencia, los servicios, la ciencia y el arte, se han vinculado a la ciudad, dejando su impronta a las futuras generaciones, pero una descollante artista se ha ganado para siempre el título de La Novia de Nuevitas.

La destacada actriz María de los Ángeles Santana Soravilla nació en La Habana el 2 de agosto de 1914 y junto a sus padres muy rápido se trasladó a Nuevitas donde disfrutó de las ilusiones que regala la adolescencia y la juventud.

Gustaba pasear con sus amigas de generación y son inolvidables sus incursiones por la Gran Vía, muy cerca de el arraigado Puente, la Alameda, la Acera de Martí, el puerto de Tarafa, la playa La Colonia y el parque Salvador Cisneros Betancourt.

Proverbial en la sencillez de su inmenso talento y de desbordante corazón e incalculable mujer, es de las actrices que saben hablar y decir y que muestra una singular elegancia que junto a su delicadeza hacen de ella una de las grandes figuras de todos los tiempos.

Apasionada por la ciudad de Nuevitas, de la que guarda tan gratos recuerdos, María de los Ángeles acostumbraba a visitarla todos los años, saludando a sus amistades entre las que no faltaba nunca Conchita Peñamil Tamarit, la íntima lugareña que la acompañó en más de una ocasión en los años mozos en sus recorridos por el entorno citadino.

Es recordada cuando en las primeras trasmisiones de la radio local interpretaba números del repertorio musical cubano con sin igual sentimiento, haciéndose acompañar de Gregorio Badía (Goyito) y fue en esta localidad del norte camagüeyano, donde por vez primera vocalizó el "Avemaría" de Schubert. Por acuerdo de la Asamblea Municipal del Poder Popular fue declarada Hija Ilustre de la ciudad de Nuevitas.

En 1934 inició su carrera como actriz y muchísimos de sus personajes han quedado atrapados en la memoria de los cubanos, entre los que sobresalen su Remigia del programa costumbrista de la Televisión Cubana San Nicolás del Peladero o la Amparo de Una casa colonial.

María de los Ángeles Santana Soravilla se ha ganado un lugar relevante en la mente y el corazón de los nueviteros, que la ha asumido como una hija consecuente y la recordará por siempre como la estrella de las artes escénicas que asumió como suya la ciudad y la recordará siempre como La Novia de Nuevitas.

Por: Yordany Robles Borges.

Foto: