Festejos que pasean por nuestras calles

Autor: 
nuevitas
Fecha: 
Tuesday, November 4, 2014 - 11:15
Imagen: 
Body: 

FESTEJOS QUE PASEAN POR NUESTRAS CALLES.

Los paseos del carnaval en Nuevitas tienen sus orígenes en la segunda mitad del siglo XIX y su alegre y bullanguera evolución, ha llegado hasta nuestros días, llevando de generación en generación, lo mejor del acervo cultural y el folclor de esta ciudad costera, para mostrar gran esplendor a su paso por las principales calles.

La existencia de los paseos se remonta al tiempo en que en medio de los pregones callejeros, tambores y cornetas, en las casas abiertas de par en par, sentados en sus cómodos balances, familias enteras disfrutaban del paso de los carruajes bellamente engalanados, acompañados de los ocurrentes disfrazados.

Estas fiestas, de gran júbilo, en la que el pueblo desborda alegría en todas sus manifestaciones, siempre han conseguido que a lo largo de su recorrido, todos arroyen tras ella y hasta los menos bailadores se dispongan a mover los pies al compás de la contagiosa música.
Desde inicios del siglo XX, las “enramadas” se convirtieron en áreas típicas del carnaval y generalmente entonces, se construían dos: una en la parte baja de la ciudad, en el barrio “Canta Rana” y otra en “La Loma”, en la calle que más tarde ha devenido en la popular “Trocha” que tiene su punto de mayor esplendor en la plazoleta ubicada frente al edificio de la Casa de Gobierno.

Desde ambos barrios, salían los paseos, con carretas empencadas y las congas y se dirigían a la tenería que entonces estaba situada en la vía que conduce a la playa “ Cuatro Vientos ”.Desde la víspera allí se situaban cuabas de jiquí que con su luz iluminaban toda la zona.

La tradición del paseo del carnaval persistió y cada año se realiza gran esfuerzo porque logren mayor lucidez. De esta manera, comparsas, congas y carrozas, siempre en riña amistosa por los primeros lugares, nos encantan con su creativo arte.

Renglón aparte merecen los “muñecones”, que como antesala del esperado paseo, se abren paso en medio de los niños que ven en ellos reflejados los principales personajes de sus más leídos cuentos, tras ellos la avalancha de júbilo que inunda nuestras más concurridas arterias.

El recorrido de los paseos, ha sido variado, desde la década de los 50 del pasado siglo, se originaban en la entrada de la ciudad y transitaban por las céntricas calles “Martí” y “Calixto García” para concluir en la calle “Habana.” Hace casi una década que su recorrido se extendió y culminan en la “Avenida del Microdistrito Ignacio Agramonte”.

Así, los paseos del carnaval, bajo el cielo iluminado por los fuegos artificiales, riegan su alegría por la ciudad, llevando consigo la invitación a “arrollar” en estas popularísimas fiestas.