Agua por el Nuevo Año

Autor: 
Nuevitas
Fecha: 
Friday, March 20, 2015 - 10:00
Imagen: 
Body: 

AGUA POR EL NUEVO AÑO
Variadas son las tradiciones de nuestro pueblo, muchas conocidas desde tiempos ancestrales, pero una llega cada fin de año, cuando múltiples familias, por diferentes motivaciones, lanzan agua a la calle como salutación al primer día del nuevo año.
De esta práctica se tiene referencia desde inicios del siglo XIX, en que los nativos del África, traídos aquí como esclavos, en medio de sus peculiares danzas, y excepcionalmente autorizados por sus amos, partían el año nuevo y lanzaban agua al camino real para que ello trajera buenos augurios.
La religiosidad popular, surgida al calor mismo de la cristalización de nuestra nacionalidad, sirvió de soporte a esta experiencia, que para algunos ha llegado hasta nuestros días vinculada a los “poderes sobrenaturales” que supuestamente sustentan todo lo creado sobre la tierra.
Los que practican el espiritismo aquí, son un poco “más racionales” en la cantidad de agua que lanzan a la calle. En el minuto que sirve de intercepción entre dos años, un vaso y sólo un vaso del preciado líquido es arrojado con fuerza para que “los seres ocultos” se alejen del ámbito familiar.

Difundidas en Nuevitas en la “Regla Ocha” y la “Regla Conga”, cultos afrocubanos muy arraigados, estimulan entre sus miembros la pericia de tirar una buena cantidad de agua, previamente colocada detrás de la puerta, al mismo medio de la calle para que los “santos gobiernen el nuevo año” entren en acción para bien.
Pero muchos son los que esperan este minuto especial del año nuevo para lanzar agua en medio de las acostumbradas felicitaciones de familiares y amigos y ni siquiera saben por que lo hacen, sin embargo no abandonan esta añeja práctica.

He oído múltiples exclamaciones cuando algún miembro de la familia, lleno de optimismo tira del balde para derramar el agua en la calle. Algunos dicen: “allá va eso”, otros a toda voz exclaman: “que se vaya lo malo” y no pocos muy emocionados junto al agua y con toda la fuerza salida del corazón, dan vivas a la Revolución y a Fidel.
En Cuba el primer minuto del año, festejamos un nuevo aniversario del triunfo de la Revolución victoriosa del primero de enero de 1959, ello implica que aquí se multipliquen las razones para hacer todo lo real maravilloso posible para perpetuar ese minuto. A este empeño se suma la tradición del agua.

Lo cierto, es que quien acostumbra a caminar las calles del viejo San Fernando en los primeros minutos del nuevo año para felicitar amigos y vecinos, dirigimos los pasos sobre las calles mojadas por esta tradición que empapan tanto como un aguacero.