Platos Tradicionales

Autor: 
Nuevitas
Fecha: 
Wednesday, March 25, 2015 - 11:30
Imagen: 
Body: 

Tradiciones

Variados son los platos que forman parte de la tradicional cocina nuevitera, uno de muy degustado con delicia por los que habitan en Nuevitas: la harina de maíz, elaborada con la jaiba que se captura en la plataforma de la bahía. Esta receta fusiona la tradicional comida latinoamericana, con fuerte componente de harina de maíz y el sustancioso crustáceo que impregna con su sabor el esperado atol. Se enriquece con los más exquisitos condimentos para completar el gustoso manjar. Arraigada aquí desde mediados del Siglo XIX, se elabora al sofreir las muelas y pecho de la jaiba, aderezados con suficiente cebolla, ajo, ají, cilantro y especias de suficiente aroma como el comino, orégano, pimienta y la hoja de laurel que le da el sello distintivo. Este crustáceo decápodo pertenece a la familia Portunidae, su nombre científico es Callinectes toxotes y habita en la plataforma. La especie, de carne muy apreciada, mora en lugares arenosos –en los que se entierra ayudada por los dactilopoditos del quinto par de patas– y en lagunas y manglares. Múltiples son las combinaciones que se elaboran para presentar este plato. A los nueviteros les gusta combinarla con potaje de frijoles negros, o colocarle encima un huevo frito y es peculiar el platillo de esta harina que se sirve acompañada solo con aguacate, al que le llaman “la rubia con ojos verdes”. La ciudad de Nuevitas, nacida junto al mar, tiene entre las tradiciones marineras esta receta, muy cocinada por las familias en el siglo pasado, para ser consumido los viernes de Semana Santa, cuando sin la dispensa de la jerarquía de la Iglesia Católica no se debía consumir carne de res. Hoy los abuelos se encargan de la elaboración del referido plato, que brindan con especial ahínco a los más jóvenes para que prueben, como ellos dicen, “algo muy bueno”, e incluso, le atribuyen el aportar una especial grasa en su elaboración. Así, el tiempo transcurrido, no ha podido restar méritos a este alimento. Los que peinan canas aseguran que es auténtico de esta localidad ribereña, y una diestra cocinera, con sonrisa orgullosa lo llama “un plato nuevitero rellollo”. De este modo, la cocina popular nuevitera, inscribe entre sus páginas de oro, la distinguida harina con jaiba, que se integra a las costumbres y forma parte de la rica cultura local.