Eliecer Barreto Aguilera

Autor: 
Tomado de Ecured
Fecha: 
Saturday, November 1, 2014 - 08:45
Imagen: 
Body: 

Eliecer Barreto Aguilera. Cultivador de la prosa y la poesía, fundador de los Talleres Literarios en el municipio de Nuevitas, provincia de Camagüey.
Síntesis biográfica
Niñez
Eliecer Barreto Aguilera, nació el 16 de septiembre de 1946 en Camagüey, desde muy pequeño comenzó a visitar la ciudad de Nuevitas. Su educación estuvo signada por el continuo trasiego entre Nuevitas y Camagüey. En el Colegio “La Luz” de las hermanas Clara, Lilian y Alejandrina Scarbrough, conocidas por las Samuells, comenzó la enseñanza primaria y luego continuó en las escuelas primarias públicas y privadas, de Nuevitas y Camagüey.
Barreto como escritor
Junto a otras personas interesadas en la creación artística, fundó en Nuevitas una Peña que al surgir los talleres literarios se unió a este movimiento artístico.
Con mucho entusiasmo en el año 1974 se presentó al Primer Encuentro Nacional de Talleres Literarios, celebrado en Varadero, donde obtuvo el Segundo Premio Nacional con el cuento: “Por la madrugada” que fue publicado por la Revista Revolución y Cultura en 1975. Entre los años 1970 y 1974 ganó varios premios en encuentros provinciales e interprovinciales.
En la década del 70, Eliécer Barreto escribió un libro de cuentos que participó en el Premio David. Al mismo tiempo se empeñó más en la poesía, las que fueron publicadas en un tabloide semanal del Periódico Adelante. También en ese órgano publicitario dio a conocer sus reseñas sobre algunos libros entre ellos: “El inmenso mar” del poeta norteamericano Langston Hughes, entre otros.
En este período, conocido en los ámbitos de la literatura como el quinquenio gris, escribió un libro de testimonios que se tituló Zona Afectada, que fue declarado no publicable. Luego de ese proceso se mantuvo sin escribir durante más de diez años, dedicado solamente a su labor como profesor.
A finales de los 80 volvió a la poesía. Envió sus textos al Concurso UNEAC de Camagüey y logró la categoría de mención en tres ocasiones.
La década de los 90 fue para Eliecer de intensa labor en la poesía, pero se mantuvo ausente de los medios de comunicación, hasta que en el Concurso literario Emilia Bernal instituido en Nuevitas en 1998, lo hace acreedor de un premio en su primera edición con el cuento “Se acerca noviembre”. Ese concurso, convocado cada año por la Biblioteca Municipal Ricardo Cabrero en el municipio Nuevitasle permitió al escritor divulgar lo acumulado por él durante casi veinte años.
Con la fundación de la Editorial Ácana en Camagüey, muchos escritores comenzaron a publicar sus textos, entre ellos Eliecer Barreto. Así en el año 2000, la Editorial Ácana publicó su primer libro titulado La casa de los aires.
Dispuesto a probar suerte en el extranjero envía un texto al concurso Jaime Gil de Biedma, en marzo del 2001. En las bases del concurso se advierte que no se establecería correspondencia con los concursantes. De manera inexplicable, Barreto recibe una carta y un obsequio consistente en cinco libros. La carta, subscrita por Emilio Lázaro Garrido, Jefe de Servicio del Área de Cultura, Secretario del Jurado le da a conocer que su libro que había llegado tarde a la convocatoria del 2001, por una diferencia especial, sería incluido en la del año 2002. Sus poemas no ganaron, pero el gesto le dio una medida de la valía de su obra.
En el año 2004, envía al Concurso Casa de las Américas, su poemario Vendedor de Espejos, donde resulta finalista y gana nuevamente el Concurso Municipal Emilia Bernal.
Es publicado por la Editorial Ácana en el año 2005. En el 2005 lo hace la Editorial Betania en España, y para su alegría recibe una reseña positiva y profunda por parte del escritor y poeta español Jorge de Arco y una opinión alentadora del cubano radicado en los EEUU, José Koser.
En el año 2006 la Editorial Ácana publica su libro Isla sobre aguas profundas, que es reseñado en la Revista Antenas de Camagüey.
La revista Signos de Santiago de Cuba, dio a conocer en el año 2009 una serie de sus poemas.
Actualidad
Recientemente su poema "El poeta Gastón Baquero no existe" ha sido antologado en el libro "Poderosos pianos amarillos" poemas cubanos a Gastón Baquero.